Archivos mensuales: febrero 2010

Investigación sin límites

“En el mundo actual se está invirtiendo cinco veces más

en medicamentos para la virilidad masculina y silicona para mujeres que

en la cura del Alzheimer.

De aquí a algunos años tendremos viejas de tetas grandes y viejos con pene duro,

pero ninguno de ellos se acordará de para qué sirven”

Draúzio Varella

I have a dream

Yo tengo un sueño (I Have a Dream) es el nombre popular del discurso más famoso de Martin Luther King Jr., cuando habló poderosa y elocuentemente de su deseo de un futuro en el cual la gente de raza negra y blanca pudiesen coexistir armoniosamente y como iguales. Este discurso, pronunciado el 28 de agosto de 1963 desde las escalinatas del Monumento a Lincoln durante la Marcha en Washington por el trabajo y la libertad, fue un momento definitorio en el Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos. Está considerado frecuentemente como uno de los mejores discursos de la historia, y quedó en el primer puesto entre los discursos del siglo XX según los estudiosos de la retórica;
 

Diez cosas que los niños quieren de sus padres

Hoy en día muchos padres se sienten frustrados y lejos de sus hijos, como si no fuesen buenos padres, siempre gritando, amenazando, o dándoles lecciones sin que parezcan recibir las órdenes y dando lugar a demasiados castigos (normalmente confusos o engañosos), sintiéndose sobrepasados.

Pero, ¿qué será lo que más valoran los niños…

Las lecciones y las prácticas para que lleguen a ser hombres y mujeres de provecho, o las sonrisas y los abrazos al recibirlos cada día después de clase?;

Sí, en efecto, si has pensado que es esto último has acertado. Es lo que realmente ellos valoran más.

Repasemos la lista realizada entre una muestra de niños (7-10 años) donde se destacan las 10 cosas que más les gusta o valoran de sus madres/padres:

1. Que entren en mi cuarto cuando me he acostado, me arropen y me canten alguna canción o me cuenten sus historias de cuando eran pequeños.

2. Cuando me abrazan, me dan besos y se sientan a hablar en privado conmigo.

3. Cuando pasan tiempo conmigo solo, no con mis hermanos u otras personas alrededor.

4. Cuando me hacen comida rica y decorada.

5. Cuando hablamos durante la cena de lo que podríamos hacer durante el fin de semana.

6. Cuando me dejan jugar fuera mucho rato

7. Cuando vemos alguna película juntos, tapad@s con una manta.

8. Cuando me equivoco, se enfadan conmigo y me dicen de nuevo como se hacen las cosas bien. Porque siento que se preocupan por mi.

9. Cuando me dejan mensajes dentro del almuerzo para el cole, o en la pizarra de mi habitación.

10. Cuando me dejan invitar a alguno de mis amigos a jugar a casa o viene gente a celebrar algo con nosotros y hacemos una tarta.

Los niños son increíblemente inteligentes y tienden a ver el mundo de forma más simple que nosotros. Quizá ha llegado la hora de que empecemos a fijarnos más en ellos, y seguir alguno de sus consejos.

Visto en contagiatedesalud.com

Inspiracion

Cuando una persona se dedica a hacer aquello que le apasiona, sin importar lo que piensen los demás, sólo él o ella mism@… Se llega a un estado que algunos denominan como fluir… Un estado del que es difícil predecir las consecuencias. Predecir hasta dónde puede llegar esa persona es probablemente la mejor manera de… quedarse corto.

 
 
Artículo relacionado: Automotivación

Song of the (rainy) day: Banana Pancakes

 

“¿Ves que está lloviendo? No hay necesidad de salir… (…) Finjamos que no hay mundo ahí fuera (…) No necesitamos… Tenemos todo lo que necesitamos aquí mismo, y todo lo que necesitamos es suficiente…(…) Es tán facil cuando todo el mundo cabe entre tus brazos…(…) Levantémonos… despacio…”

Contagio de bostezo y empatía en primates

"En la última década, los neurobiólogos identificaron unas células nerviosas que son la evidencia fisiológica de la empatía y de las complejas emociones sociales, llamadas “neuronas espejo”. Éstas se han encontrado en humanos, primates no-humanos y otros mamíferos de alto coeficiente cerebral, como elefantes o ballenas.

Estas neuronas nos permiten comprender lo que le ocurre a otro individuo, imaginándonos a nosotros en la misma situación y proyectando lo que sentimos. Están relacionadas directamente con la empatía porque gracias a ellas podemos “sentir los sentimientos de otros” y entender sin necesidad del razonamiento, puesto que se produce una simulación directa en el cerebro.

En varias investigaciones, se ha demostrado que existe una correlación entre una capacidad básica para la empatía y el fenómeno del contagio de bostezo. Por ejemplo, ciertas personas con dificultades para establecer relaciones interpersonales debido a alguna patología o a una lesión cerebral no suelen bostezar cuando ven a alguien hacerlo. Pruebas similares se están realizando con enfermos de Alzheimer.  Además, todo apunta a que es necesario el desarrollo de ciertas estructuras neuronales, pues tampoco se produce contagio antes de los dos años de edad.

Durante mucho tiempo, tanto la empatía como el contagio, fueron considerados fenómenos exclusivamente humanos…."

Vídeo en el que un leopardo cuida de una cría de babuino, tras matar a su madre.

 

Seguir leyendo "Contagio de bostezo y empatía en primates"

La meta

“Si conoces el camino, conoces la meta,

ya que la meta no se encuentra precisamente al final del camino,

sino que está a todo lo largo de él:

en cada momento y en cada paso, ahí esta la meta.”